Home / POLÍTICA / Una nueva oportunidad

Una nueva oportunidad

Lo primero que a todos nos toca expresar es nuestra solidaridad con todas las personas que vienen sufriendo los desastres ocasionados por la naturaleza y por la escasa cultura de prevención que tenemos en el país. Las imágenes que nos llegan a diario no nos dejan indiferentes y, gracias a Dios, vienen generando toda una ola de acciones generosas por las que no podemos sino felicitarnos. De pronto el dolor ajeno deja de ser un hecho extraño a nuestras vidas y se convierte en motivo de apertura, de encuentro, en motor de integración.

Sin embargo, sabemos que la solidaridad no va a ser suficiente para cambiar el rumbo marcado por nuestra mala preparación ante las variaciones del clima. La solidaridad es fundamental, pero no reemplaza ni a la responsabilidad ni a la justicia. De allí que hoy lo que más lamentemos sea no haber tenido, salvo excepciones, autoridades capaces de pensar más allá de su beneficio político, de gobernar con responsabilidad y justicia de cara a las necesidades fundamentales de la población. Lo que sin duda nos hace pensar también en lo poco responsables y justos que hemos sido nosotros mismos a la hora de determinar el futuro de nuestra sociedad en cada nueva elección.

Con todo, creo que estamos ante una nueva oportunidad. Es de sociedades virtuosas el hacer de las catástrofes una oportunidad para tomar conciencia de lo que estuvo mal y emprender los grandes cambios que la rutina siempre frena. En nuestro país, por supuesto que no va a ser fácil, porque el inmediatismo, la informalidad y la corrupción están instalados en nuestra cultura. Sin embargo, es ahora, cuando el dolor y la indignación saltan a nuestros ojos, cuando debemos aprovechar para exigir, para exigirnos, una nueva manera de organizar nuestra sociedad que haga de la planificación y del desarrollo equitativo sus ejes fundamentales. En el Perú podemos quejarnos de muchas cosas pero creo que no podemos quejarnos de no haber tenido oportunidades para salir adelante. Esta es una de ellas.

P. Deyvi Astudillo, SJ
Oficina de Comunicaciones – Jesuitas del Perú

Publicado en el diario La República (25/03/17)

Check Also

Lo mejor y lo peor de nosotros

El norte del país atraviesa una situación de emergencia: Lluvias torrenciales, tormentas, inundaciones, desbordes de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *