Home / RELIGIÓN / El odio no tiene lugar en nuestra fe

El odio no tiene lugar en nuestra fe

“Ecumenismo de odio” es el término acuñado por el jesuita Antonio Spadaro en el artículo que publicó hace unas semanas la prestigiosa revista italiana La Civiltà Cattolica haciendo un análisis sobre el fenómeno religioso ocurrido en los Estados Unidos. Según el texto en cuestión se ha producido un maridaje entre el catolicismo más conservador y el evangelismo más radical construyendo así un fundamentalismo religioso que promueve una agenda marcada por el odio hacia todos aquellos que piensan y viven de modo diferente al planteado por estos grupos. Lo real es que la historia nos muestra cómo los espacios religiosos de cualquier tendencia pueden anidar discursos de odio que se encarnan en acciones de discriminación y violencia. Esta realidad no nos es ajena a quienes practicamos la fe cristiana católica, por lo que debiéramos preguntarnos de qué modos y en qué situaciones nosotros también vehiculamos estos mensajes cargados de violencia y odio hacia otros.

Cuando Trump salió elegido presidente de los Estados Unidos, muchos nos dimos con la sorpresa de que fue una gran mayoría de católicos la que votó por él, pese a su mensaje discriminatorio y violento, claramente enfrentado al mensaje de Jesús en el Evangelio. Todo ello pareciera lejano de nuestro contexto local. En el Perú algunos grupos católicos también se han asociado a grupos fundamentalistas evangélicos para emprender de modo conjunto proyectos que en ocasiones han dejado florecer discursos discriminatorios y de violencia, incluso apoyados en textos bíblicos leídos en toda su literalidad y sin tener en cuenta todos los elementos de interpretación que se deben incluir cuando uno se acerca a cualquier texto que proviene de la tradición judeo-cristiana. A los cristianos católicos que miramos con ojos críticos nuestra propia tradición nos toca hacernos verdaderamente responsables del modo de vivir nuestra fe. Ello debe llevarnos a un mayor diálogo con la cultura contemporánea, más coherencia entre lo que decimos y hacemos y una consciencia clara de que los discursos de odio no tienen lugar en nuestra tradición de fe.

P. Víctor Hugo Miranda, SJ
Coordinador de la Plataforma Apostólica de Piura
Publicado por el diario La República (22-07-2017)

Check Also

Unidos por el fútbol y por la esperanza

Más de 30 años han pasado para que volvamos la clasificación a un mundial de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *